Niños con Autismo y sus problemas en la alimentación.

Los niños con Trastorno Autista adoptan ciertos comportamientos especiales ya sea cuando están en la escuela o en el hogar, por ello un cuidado especial mejorará su desarrollo personal y académico. Uno de los comportamientos que angustia tanto a los padres de familia es su problema con la alimentación. Es común que los niños con Autismo rechacen las comidas y muestren  cierta dificultad en el momento de ingerir alimentos, los motivos pueden ser diversos, tal vez por disgusto, por alergias, náuseas, costumbre, o porque simplemente no conocen la sensación de hambre, además puede estar afectando el entorno en donde viva así como además de padecer alguna enfermedad, lo que denota un retraso en el desarrollo de la alimentación.

¿Cuáles podrían ser los motivos?

–          Los niños con este trastorno, suelen tomar diversos medicamentos en todo momento, lo que puede resultar un poco desagradable, y los compuestos que ingieren pueden afectar en su apetito y en su alimentación.

–          Además, una de las posibles causas, es que los niños con Autismo presentan cierta dificultad para adaptarse a los cambios, entonces si antes le dábamos de comer pollo y ahora queremos darle chancho y/o pavo, el niño no podrá adaptarse al nuevo sabor y no querrá ingerir dichos alimentos. Les disgusta tener que probar comidas nuevas, porque se acostumbran al sabor anterior y no quieren variar.

–          Algunos presentan problemas al masticar, no mueven correctamente los músculos de la boca, incluso tienden a morderse la lengua o pasar la comida entera sin masticarla. Eso genera una repulsión a la comida y tienden a evitarla.

–          De vez en cuando, los niños con Autismo no pueden sentir apetito y no es que no lo tengan, sino que no conocen la sensación de hambre lo que produce un malestar estomacal, esta dificultad debe estar en constante tratamiento y supervisión paternal.

–          Algunos especialistas afirman que los niños con Trastorno de Autismo relacionan sus alimentos con su experiencia sensorial. Es en base a ello, donde podemos crear estímulos que ayuden a aumentar su interés por los alimentos.

Por ejemplo: Hay niños que sólo les gusta lo salado, así que sólo comen alimentos con sal, y evitan ingerir alimentos dulces o ácidos. Además que pueden acostumbrarse a ciertos aderezos como la “mostaza” y que no puedan comer ningún alimento sin este elemento.

Puede que sientan cierto interés, con respecto a las texturas y la temperatura de las comidas. O también, pueden verse atraídos por los colores y formas de los ingredientes. Por lo tal, te recomendamos que juegues con sus colores favoritos o tal vez armes figuras con vegetables, cosa que así pueda verse interesado.

Además que los alimentos luzcan bien, es que huelan bien para atraer mejor a tu niño. Un olor desagradable no podrá captar su atención y mucho menos su apetito. Y el elemento auditivo también puede afectar su alimentación, si el ambiente donde él se encuentra es muy ruidoso o bullicioso, puede que él no se sienta cómodo y prefiera no comer.

Como último consejo, te recomendamos NUNCA obligarlo ni esconder los vegetales o algún otro alimento que él no quiera, eso aumentará su disgusto y será más complicado llamar su atención.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply