Autismo: La sinestesia y el autismo

Ver sonidos, oír colores y saborear texturas. Parecen vínculos imposibles de generarse, excepto para un tipo de personas, los sinestésicos. Otra relación igual de desconocida, pero bastante común, es la existente entre el autismo y esta extraña forma de percepción.

La sinestesia es la interferencia de varios tipos de sensaciones en un acto perceptivo. Es decir, frente a ciertos estímulos en los que sólo debería utilizarse un sentido, intervienen otros que comúnmente no se involucrarían. Estas personas ven el color de un sonido, o captan la voz de un sabor.

Las personas con Trastorno de Espectro Autista (TEA), tienen una mayor probabilidad de sufrir de esta alteración de la percepción. Una investigación que se publicó en la revista “Molecular Autism”, realizada por científicos de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), asegura que la sinestesia es bastante común en pacientes diagnosticados con TEA.

Su investigación se basó en las características comunes de ambas alteraciones. Tanto la sinestesia como el autismo, implican excesivas conexiones neuronales atípicas. En el primer caso, una sensación que debería ser decodificada en un canal específico, activa otro. Mientras que en el autismo, las neuronas poseen mayores enlaces.

El equipo de especialistas, dirigido por Simón Baron-Cohen, del Centro de Investigación del Autismo de la universidad inglesa, comprobó su hipótesis al analizar a 164 adultos con autismo y 97 sin el trastorno. La sinestesia solo afectaba al 7.2%  de los adultos sin TEA; en cambio, en los que lo  tenían, la cifra aumentaba a 18.9%.

Aunque en un principio, la sinestesia puede generar confusión, cuando se aprende a controlarla es posible convertirla en una herramienta útil para el aprendizaje.

Los sinestésicos ven el mundo de manera multisensorial. Es bastante común que tengan una mejor memoria, mayor habilidad para desarrollar memotecnias y  para reforzar la información por medio de sus varios canales de percepción.

“Esto tiene relevantes implicaciones para que los educadores y los médicos diseñen entornos de aprendizaje amigables para el autismo”,  concluye Donielle Johnson, científica del equipo británico.

La sinestesia podría ser la clave para que el aprendizaje de las personas con autismo sea óptimo. Es importante identificar la presencia de esta multipercepción, y aplicar herramientas educativas acordes a ella.

¿Le gustó esta información?

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores, Los Olivos y Arequipa!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply