Autismo: ¿Es correcto que mi hijo estudie en casa?

La integración escolar de los niños con autismo resulta compleja y se convierte, a veces, en un verdadero dolor de cabeza para sus padres. Los progenitores temen porque sus hijos tengan problemas con sus compañeros y que la metodología educativa no se adapte a sus necesidades. Es por esto que, algunos optan por la educación en casa.

¿Esta decisión es acertada? La educación en el hogar es una tendencia que ha venido creciendo recientemente. Los padres tienen la capacidad de controlar de manera directa la calidad de la información que reciben sus hijos, contratan a profesionales capacitados y con excelentes currículos, y se evitan la preocupación de que el pequeño se distraiga, tenga malas compañías, llegue tarde a casa o sufra de abuso escolar.

Hay muchos beneficios de la educación individualizada porque se puede ir a su ritmo, se puede profundizar en los temas que más les interesan, de los proyectos que ellos van desarrollando, de su inquietud por ir conociendo ciertos temas y también nos sirve por supuesto para ir consolidando la autonomía en el autoaprendizaje”, comenta Marco Antonio Delgado Fuentes, especialista en Educación Infantil y Temprana y Coordinador del Doctorado Interinstitucional en Educación de la Universidad Iberoamericana (México).

Pero, no todas las consecuencias de la educación fuera de un centro educativo son positivas.La falta de espacios de socialización con niños de la misma edad, es algo perjudicial para el desenvolvimiento conductual de los pequeños.

Este factor resulta sumamente importante en los niños con Trastorno de Espectro Autista (TEA). Por su alteración, su nivel de socialización es reducido, muchas veces parecen no tener intensión de iniciar vínculos con las personas a su alrededor. Aislarlos, refuerza este síntoma y dificulta aún más su integración.

“Es necesario que haya una convivencia y cooperación, poder colaborar y convivir con otros iguales, porque cuanto más podamos compartir los conocimientos y podamos propiciar el debate, la reflexión y el intercambio de ideas, obviamente va a ser mucho mejor”, explica Patricia Bermúdez Lozano, académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La interacción social en niños con autismo, complementa el tratamiento del pequeño. Según un estudio de la Universidad de Vanderbilt (EE.UU.), la carga afectiva de una simple invitación a jugar, es esencial para el desarrollo de las habilidades sociales en individuos con TEA. La razón es simple, los motiva a salir de su zona de “confort”, para comprometerse con su acompañante.

Blythe Cobertt, autora principal del estudio, comenta que, jugar con otros niños, les ayuda a aprender las normas y aumenta sus capacidades de socializar.

Aunque la educación en casa es una idea innovadora y con varias ventajas, aprender con compañeros potencia las habilidades cognitivas y también las emocionales. Existen colegios especializados para enseñarles a niños con TEA. Solo es cuestión de buscar la mejor opción.

¿Le gustó esta información?

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores, Los Olivos y Arequipa!

Previous Post
Next Post

Leave a Reply