Autismo: ¿Cuál debe ser la dieta de mi hijo con Trastorno de Espectro Austista?

Una correcta alimentación es positiva para cualquier persona, pero en ciertos casos, como los de algunos trastornos, esta dieta debe ser mucho más cuidadosa y especializada. En las personas que padecen Trastorno de Espectro Autista (TEA), elegir correctamente el refrigerio a ingerir puede aportar grandes beneficios en su progreso.

Una idea bastante difundida es que los niños con autismo deben evitar ingerir alimentos que contengan gluten, caseína y soya para disminuir ciertos comportamientos negativos; sin embargo, esta creencia no ha sido demostrada científicamente. Si bien el gluten en exceso puede bloquear los intestinos, impidiendo la absorción de nutrientes, no consumirlo puede resultar igual de perjudicial, pues esta sustancia presente en varios cereales, como trigo, avena, centeno y cebada, disminuye el estreñimiento, problema bastante común  en personas con TEA.

La caseína, es la proteína principal de la leche, por lo que dejar de consumirla es casi imposible, debido a la incontable cantidad de derivados lácteos que existen y las evidentes proteínas que otorga este líquido. En caso de intolerancia a la lactosa, es recomendable que el menor pruebe leche de soya, tofu o de camello.

“No todos los autistas son intolerables al gluten”, escribe la nutricionista Eva Defilippis Silva, en su libro “Alimentación para pacientes con Síndrome Autista”. En esta publicación, la especialista indica que la supresión inmediata de los alimentos que contengan los componentes antes mencionados puede ocasionar síndrome de abstinencia, caracterizado por una serie de alteraciones físicas y emocionales en la persona.

Según un estudio realizado por el Centro Médico de la Universidad de Rochester, las dietas sin gluten, caseína y soya, no aportan diferencia notable en el desarrollo del trastorno. Por otro lado, el incorporar suplementos nutricionales multivitamínicos por la sospecha del déficit de vitaminas y minerales puede ser nocivo, pues las consecuencias a largo plazo son desconocidas. Según la investigación  aproximadamente el 55% de los niños con TEA a los que se les daban estos suplementos seguían teniendo una reducida cantidad de calcio en su organismo. El 40% presentó el mismo incidente con la vitamina D.

Lo recomendable es añadir a la dieta del menor, alimentos que contengan ácidos grasos, Omega 3, vitamina B6, C y E, además de comidas ricas en calcio, magnesio, zinc y selenio. Algunas sugerencias son, lentejas, habas, papas naturales, verduras, frutas secas, huevo, mariscos y pescado. Todos estos alimentos deben ser de fácil digestión.

El mejor consejo siempre es acudir a un especialista, pues cada caso es particular y puede variar. La nutrición es algo serio y debe evitarse el consumo excesivo o reducido de los alimentos sin la aprobación de un doctor.

¿Le gustó esta información?

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores, Los Olivos y Arequipa!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply