Autismo: Consejos para profesores de niños con autismo

Enseñarles a niños es una profesión realmente difícil, digna de la más grande admiración por parte de la sociedad. Ellos corren, se distraen fácilmente, gritan, juegan, e incluso lloran. Los maestros deben crear estrategias constantemente para poder inculcarles los conocimientos a diario. Pero en muchas ocasiones, el ingreso de un niño con autismo a su clase los descoloca. No se sienten capacitados, tienen dudas sobres sus habilidades y métodos. Pero con la correcta capacitación, su importante labor no será empañada.

El Trastorno de Espectro Autista (TEA), es una condición que altera el desarrollo cerebral del individuo que lo padece. Su comportamiento, lenguaje y habilidades sociales sufren una perturbación como parte de los síntomas.

No saben comunicar lo que desean, poseen sobre sensibilidad a estímulos, su ritmo de aprendizaje es diferente, sus intereses están fuertemente limitados y, sufren crisis nerviosas en algunas ocasiones. Es por esto que, resulta complejo adaptar un ambiente escolar que cumpla con los estándares académicos necesarios para un niño con TEA. Pero no es una tarea imposible.

Un profesor debe estar en constante capacitación. No sólo debe enseñar, sino también aprender.Sabrá cómo tratar con diversas clases de alumnos, entre ellos los que tienen autismo, si se informa y prepara para cada ocasión.

La formación académica de los niños con autismo requiere el conocimiento de sus profesores en cuanto a sus necesidades y capacidades.

En el artículo escrito por Ellen Notbohm, tituladoDiez cosas que tu alumno con autismo quisiera que supieras”, se enumeran algunos consejos básicos para ayudar a un profesor frente a casos de autismo.

 La autora escribe que “el comportamiento es comunicación”. Esto quiere decir que, cualquier conducta del pequeño (negativa o no), tiene una razón detrás de ella, y es importante que el maestro se esfuerce por conocerla. No dé por sentado que se trata de un capricho o berrinche, en cambio tómese el tiempo de conversar con el niño.

Por otro lado, identificar los problemas sensoriales es importante. De esta forma, podrá proceder a adecuar el salón de clases para evitar frustrar o tensar al alumno con autismo. La iluminación fluorescente, los sonidos fuertes, y las conversaciones de otras personas son algunos de los estímulos más perjudiciales para la tranquilidad del niño.

Adecuar un lugar de descanso para el pequeño permitirá que este se  “recargue” para continuar aprendiendo. Este ambiente no debe estar tan alejado de usted, y tendrá que incluir libros, juguetes y otros utensilios. La escritora también recomienda, evitar frente a cualquier situación, reprender al estudiante con autismo mediante gritos o castigos. Hablar y explicarle los hechos de manera tranquila es la mejor opción.

Las expectativas deben ser razonables, pues no le puede exigir a un niño con autismo la misma velocidad de aprendizaje que a un neurotípico. Recuerde además, que ellos son muy literales, por lo que sus indicaciones deben ser directas.

Finalmente, adapte su metodología y utilice muchos apoyos visuales (pictogramas, puzzles). Procure comentarle a los demás estudiantes sobre la condición del nuevo compañero, así contará con apoyo extra y evitará malos entendidos.

Tenga por seguro, que si toma en cuenta estos consejos, el pequeño no querrá salir del salón de clases. Todo es cuestión de informarse, capacitarse y poner manos a la obra.

¿Le gustó esta información?

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores, Los Olivos y Arequipa!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply