Autismo: ¿Cómo formar una amistad verdadera?

Dicen que los amigos son los hermanos que escogemos. Todos necesitan alguien que los conforte, los consuele cuando las cosas no salen como se esperan, escuche sus secretos y se ría de las bromas extrañas que diga. Una persona con autismo, que debido a su condición tiene dificultas para expresar sus emociones, necesita de la amistad más que cualquier otro.

El autismo, es un trastorno del desarrollo que se manifiesta desde la infancia y se mantiene durante toda la vida. Actualmente uno de cada 150 nacidos padece esta alteración, que afecta las relaciones sociales, la comunicación y la conducta.

Debido a la  hipersensibilidad hacia ciertos estímulos, que les hace desarrollar fobias, y los problemas de comunicación que presentan las personas con Trastorno de Espectro Autista (TEA), pueden llegar a evitar la interacción y las conversaciones más simples.

Muchos dicen que la persona autista se encuentra en su “propio mundo”, por lo que no tiene interés en desarrollar amistades; sin embargo, esta afirmación no es completamente cierta, pues el aislamiento les provoca tristeza.

Según una artículo publicado en “Autismo: la Revista Internacional de Investigación y Práctica”, los autistas tienen mayor predisposición a padecer depresión, la enfermedad coexistente más común en personas con este diagnóstico, cuando sufren de rechazo y aislamiento social. En consecuencia, tienden a aislarse mucho más, aumenta el comportamiento agresivo, se reducen sus intereses y en algunos casos se generan pensamientos suicidas.

¿Cómo podemos evitar esto? Lo primero es entender ciertos puntos. El primero, es que para ellos es difícil formar amistades, pues las personas suelen buscar compañía basados en las conversaciones estimulantes e intereses comunes. Los niños con TEA no encuentran personas que logren ajustarse a su nivel de desarrollo.

Además, a diferencia de otros, los diagnosticados con TEA, tienen una percepción diferente de la definición de amistad. Según un estudio publicado en el 2013 por “The Autism Journal”, los autistas forman sus vínculos basados en compartir la compañía en vez de las emociones. Sentir a alguien a su lado les brinda la misma satisfacción que otorga a otro contar sus problemas.

Ellos viven la amistad de una manera mucho más inocente, e incluso incondicional, pues sin considerar el tipo de actividad a realizarse, se sienten contentos sólo por la presencia del otro.

Aunque es algo complicado iniciar una relación con alguien con autismo, cuando se logre, estará llena de verdadero compañerismo.

Para alcanzar esta meta, es necesario aceptar la condición junto con las excentricidades del niño. Sus comportamientos fuera de lo común no son algo que el menor pueda evitar, no lo juzgue por eso.Por otro lado, tener especial cuidado en no enfrentarlo innecesariamente a sus fobias y problemas sensoriales será importante para que el niño no se aleje por temor.

Cuando no entienda algo, explíqueselo con paciencia (utilizar herramientas visuales es una gran estrategia), busque información sobre esta condición para entender en su totalidad a su acompañante, evite gritarlo cuando cometa una equivocación y dele la oportunidad de realizarle favores (lo hará muy feliz, pues son pocas las ocasiones en la que se lo permiten).

No utilice la condición de su compañero para aprovecharse de él, pues una experiencia negativa puede ser suficiente para que pierda toda la confianza que tenía en usted. Recuerde que, los autistas otorgan el amor más puro e inocente que se pueda imaginar, no desperdicie la oportunidad.

¿Le gustó esta información?

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores, Los Olivos y Arequipa!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply