Tomatis® actúa sobre los circuitos nerviosos de personas con TGD

BLOG65

Asperger y Autismo, los mayores representantes del grupo de Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD). Alteraciones que debido a sus perjudiciales características reducen inmensamente la calidad de vida de quienes las padecen.  Sin embargo, y gracias al avance de la ciencia, hoy existe una terapia que reduce sus síntomas con excelentes resultados, el Método Tomatis®.

El TGD es un grupo de diagnósticos que afectan las habilidades de interacción social, comunicación, y añaden intereses restringidos, conductas estereotipadas y repetitivas al comportamiento del paciente. En la lista también están incluidos el Síndrome de Rett, Trastorno Desintegrativo de la Infancia, Trastorno de Tourette  y el Trastorno Generalizado del Desarrollo no Especificado. Los síntomas son evidentes desde los 36 meses.

Aunque aún no se han determinado las causas concretas que originan el TGD, se sabe que enfermedades como el Asperger o Autismo, tienen una relación bastante estrecha con anormalidades en la estructura y funcionamiento del cerebro y sobre todo, alteraciones en los neurotransmisores.

Sobre ello, la reconocida Universidad de Harvad presentó pruebas reveladoras. Los científicos de dicho centro de estudios, descubrieron que el Autismo se asocia con una alteración de la vía de señalización usada por el neurotransmisor inhibidor ácido y-aminobutírico (GABA).  Esta diferencia en su cerebro puede ser la causante de la hipersensibilidad y las convulsiones que suelen sufrir.

Por otro lado, las neuronas espejo, quienes cumplen el importante rol del aprendizaje social, también padecen de serias alteraciones en  individuos con TGD.

El TGD no se puede curar, es una condición crónica que permanece durante toda la vida. Felizmente, existen tratamientos de reeducación y reducción de síntomas que le permiten al paciente desarrollarse plenamente, con autonomía y excelencia. Uno de ellos, que ya lleva más de 50 años con loables resultados, es el Método Tomatis®.

Esta estimulación neuroauditiva utiliza un aparato altamente tecnológico para regenerar los procesos cerebrales. Es justamente su acción sobre los circuitos nerviosos (y neurotransmisores), y neuronas espejo, las que lo convierten en la clave contra el TGD. Ataca el problema de raíz.

Así pues, regenera la cognición social, empatía y socialización de las personas con TGD. Sobre la comunicación, también tiene una influencia directa en áreas vinculadas al lenguaje, como la Broca y el Wernicke.

“Estamos realmente asombrados del cambio tan exagerado que ha dado mi pequeña (…) Se siente más segura, le han desaparecido los ataques de pánico cuando tiene que enfrentarse a algo tan cotidiano como es la ducha o salir de paseo (…) Lo que más me gusta es que su hermana disfruta más con ella y ahora Alba no duda en preguntar a los niños si quieren jugar con ella”, testifica la madre de Alba, una niña de siete años con Asperger que inició la terapia Tomatis.

¡Ya no hay excusa para que el TGD obstruya su vida! El Método Tomatis es una terapia efectiva con resultados más que evidentes.

Previous Post

Leave a Reply