Síntomas del TEA en niños

Preocuparnos al ver algún tipo de problema en nuestro hijo, como un tipo de retraso en el desarrollo es básico para todo padre. Es por eso que se recomienda que lleven a sus pequeños a partir de los 18 meses de edad, incluso antes de si es que hubiese algún factor de riesgo, para constatar que se atenderán los posibles casos de retraso en el desarrollo o un trastorno del Espectro Autista de la manera mas rápida posible. Controlar esta anomalía de forma temprana se ha mostrado como punto clave para que el desarrollo del pequeño sea lo más conveniente posible a largo plazo, y que se regularice su curva del desarrollo al trabajar las habilidades que se vean dañadas por el trastorno que presenten, y que ello traiga consigo asegurar el desarrollo del potencial del niño.

El instrumento más utilizado para identificar las posibles señales de alerta de un posible trastorno del Espectro Autista (TEA) es el M-CHAT. Este es sólo un instrumento que indica el riesgo de tener condición de Autismo, este no es un instrumento que diagnostica el Autismo. Si se da cuenta que su pequeño presenta más de estos síntomas que ahí se detallen, es mejor que acuda a un neuropediatra o psicólogo para que se puedan realizar pruebas de diagnóstico basado en conceptos clínicos.

Aquí les damos algunos de los síntomas más notorios:

Ausencia de comunicación o carácter atípico en su desarrollo:

• Problemas de regulación: Es cuando su niño empieza a llorar sin motivo aparente y se le haga muy difícil calmarse o quizás no llore nada.

• Sonrisa social: A partir de los 3 meses los bebés sonríen como respuesta a la sonrisa de un adulto, si no pasa con el suyo puede que esté fallando en ese aspecto.

• Su bebé puede no estar tan interesado como otros bebés en interactuar socialmente, puede ser que no exija que le atiendan, o muestre falta de interés en juegos como cosquillas o rehúya el contacto físico (que se ponga rígido cuando usted le coge en brazos en vez de adaptarse a la forma de su cuerpo).

• Puede ser también que su hijo falle en la coordinación de mirada, vocalización y gesto, a la hora de comunicar.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply