Niños con autismo y la hora de la ducha

Muchas veces bañar a un niño resulta una tarea casi titánica para los padres. Sin embargo, cuando el protagonista de la hora del baño es un niño con autismo el tema se vuelve más delicado porque no sólo se trata de bañar al niño, se trata de desarrollar parte de sus habilidades de autonomía personal. ¿Es tu caso? Si tienes un hijo con autismo, puede que te interese saber qué hacer para ayudar a que tu pequeño, o no tan pequeño, se adapte a la hora de la ducha.

¿Cómo hago que mi hijo se adapte a la hora del baño?  Antes que nada debes ser paciente porque tu hijo se adaptará poco a poco. Para comenzar con el proceso te recomendamos algunos pasos a seguir para lograr la adaptación a la hora de la ducha. Recuerda, puedes reforzar el aprendizaje de estos pasos a través de ayudas visuales (dibujos o ilustraciones) o dándole el ejemplo y mostrándole al niño qué es lo que debe hacer.

Primero, ten en cuenta lo siguiente.

  1. Es importante que familiarices al niño con el baño y la ducha. De esta forma el irá relacionando ambos.
  2. Asegura la ducha. Coloca un cobertor antideslizante en el piso y si puedes barras de seguridad. Así evitarás accidentes.
  3. Controla la temperatura del agua y siempre procura que esté tibia (37° aproximadamente).
  4. Ten todo lo necesario a la mano (o a la mano del niño): jabón, champú (procura que no irrite los ojos), toallas y esponjas. La idea es que nada interrumpa la hora del baño y que esta sea una buena experiencia para el niño.

Recordando lo mencionado, te dejamos los pasos que puedes tratar de inculcar a tu niño a través de dibujos o imágenes.

Antes de ducharse:

  1. El ingreso al baño.
  2. El momento de desvestirse.
  3. Colocar la ropa en la cesta de ropa sucia.

Dentro de la ducha:

  1. Abre la ducha y percátate que el agua esté tibia. Si el niño puede hacerlo, deja que lo haga.
  2. Dejar que el niño se moje con agua tibia.
  3. Aplicarle el champú y luego enjuagarlo. En caso de usar acondicionador, repetir el proceso.
  4. Pasarse el jabón y sobar suavemente con la esponja. Llegar a las articulaciones de las piernas y brazos.
  5. Enjuagar bien todo el cuerpo.
  6. Cerrar la ducha

Después de ducharse:

  1. Tomar la toalla y secarse.
  2. Salir de la ducha
  3. Colgar la toalla
  4. Vestirse

 

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
255 8800/contacto@aletheia.com.pe
Solicite su Consulta Gratuita
Previous Post
Next Post

Leave a Reply