Mascotas para niños con Autismo

 

Los perros son los mejores amigos del hombre, los que con su ternura y compañerismo, muestran su lealtad en todo momento y disipan cualquier sensación de ansiedad o estrés. Estas mascotas, además, pueden ser los mejores aliados para una persona con Trastorno Autista, pues permiten que ellos se relacionen con su entorno, sonrían, los apoyan a seguir su ritmo de vida y enfrentarse al mundo sin miedo.

Según un estudio en la Universidad de Queensland en Australia, por Marguerite O’Haire indica que el comportamiento social de los niños con autismo se desarrolla mejor si se encuentran cerca de un perro. Ellos hablan más, miran a la cara de otras personas con mayor frecuencia e incluso presentan más contacto físico.

¿Por qué se dice que un perro puede ayudar a un niño con Autismo a abrirse al mundo exterior? Hay una cierta complicidad y conexión entre los dos, lo que lleva a que el perro se convierta en los ojos del niño con esta condición y pueda relacionarse con el mundo al que le tiene miedo.

Incluso, pueden despertar emociones positivas como una sonrisa o una ligera risa, lo que llena de alegría y felicidad a los padres y familiares.

Por ello, es recomendable que en una familia donde habite una persona con esta condición, siempre haya un perro que permita desarrollar algunas capacidades que le servirán en su futuro. No importa la raza o si es mestizo, las únicas características que se requieren es que sea una mascota alegre, amistosa, juguetona y paciente. 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply