Autismo: ¿Conoces los motivos que llevan a algunas personas con TEA a autolesionarse? ¡Descúbrelos y evítalos!

 

Morderse los labios hasta que salga sangre, golpearse la cabeza con las manos o con la pared, cortarse con las tijeras o los cuchillos, jalarse el cabello hasta arrancarlo, no parecen acciones de una persona en sus cinco sentidos. Y no lo son. Las autolesiones son actitudes que se generan cuando un individuo se siente sobrecargado, frustrado, estresado, en el límite. Lamentablemente, este es un estado recurrente en aquellos que padecen de autismo.

El Trastorno de Espectro Autista (TEA), es un padecimiento neurológico complejo y crónico, que se caracteriza por una intensa concentración en el mundo interno del individuo, la cual genera una desconexión progresiva de la realidad. Es justamente esta condición, la que introduce en ellos una bomba de tiempo que no tarda en explotar.

Las conductas desafiantes, mejor conocidas como autolesiones, son la consecuencia de varios factores que día a día deben soportar las personas con TEA. Los problemas de comunicación, la falta de interacción social, la hipersensibilidad sensorial, y por supuesto, la incomprensión de la sociedad frente a este padecimiento, son los detonantes de su proceder.

“La metáfora del iceberg”, postulada por Rosa Álvarez Pérez  de la fundación española Autismo Andalucía, ilustra de manera novedosa y creativa las causas de varios de los comportamientos agresivos de los autistas. Según esta publicación, aquellas que intervienen en las autoagresiones son principalmente tres, los problemas de comunicación, de estructuración y de tipo sensorial.

Es decir, cuando no logran expresar lo que desean, sienten o necesitan, son privados de su rutina habitual, o están expuestos a sonidos, olores, texturas o sabores molestos, es bastante probable que respondan de manera agresiva contra ellos mismos.

La reconocida organización española, Autismo Diario, postula además otras causas que pueden ser las razones para estas conductas. Entre ellas se encuentran, la bioquímica (debido a la alteración de ciertos neurotransmisores, como la serotonina, dopamina y beta-endorfinas), los problemas de salud (como los del aparato digestivo, dolor de oído, dentición, entre otros), y por último las comorbilidades, que son enfermedades asociadas, la más común es la epilepsia, que afecta al 20% de los individuos con TEA.

Es necesario que las personas cercanas a ellos sepan cómo responder ante el inicio de uno de sus episodios autolesivos. Lo principal es iniciar una terapia que actúe sobre la comunicación, socialización y niveles de frustración del niño. De esta forma, estos escenarios se reducirán notablemente.

Reaccionar con calma, ofrecerle ayuda, procurar alimentarlo con una dieta apropiada (que minimice la mala digestión), evitar las fuentes de frustración, seguir la rutina, limitar los comportamientos repetitivos, evitar los escenarios violentos, son algunos de los consejos notables para lograr lidiar con las autoagresiones.

La frustración es la base de todos los males. Pero hay formas de reducirla. Con el conocimiento de las causas, idear estrategias de solución no será difícil.

¿Le gustó esta información?

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores, Los Olivos y Arequipa!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply